Un sueño diferido?

¿Ciudadanos con educación universitaria o servicio militar? ¿Ciudadanos con diplomas de secundaria y buen carácter moral? Aparentemente, estos requisitos no fueron suficientes para un puñado de senadores estadounidenses que votaron en contra de la Ley DREAM hoy. La Ley DREAM habría permitido un camino a la ciudadanía para algunos inmigrantes que ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos cuando eran niños menores de 16 años y cumplieron con criterios estrictos de residencia, servicio público y educación.

Un sueño ha terminado para los niños y adultos jóvenes vulnerables que ya han tenido muchos desafíos y contratiempos en la vida. Esta decisión los deja en un inframundo indocumentado, en lugar de darles la oportunidad de ganarse un lugar en el sueño americano. Quizás estos senadores esperan que estos jóvenes abandonen sus hogares de la infancia y regresen a las circunstancias de pobreza y prejuicios que forzaron su huida inicial. Mientras que algunos pueden, muchos no lo harán.

Estamos arriesgando otra «generación perdida», otro grupo de jóvenes de minorías sin una oportunidad de educación o trabajo para mejorar, sus sueños se agotaron. Ciertamente, a estas alturas, con nuestra dolorosa historia del movimiento por los derechos civiles, ¿deberíamos haber aprendido  qué sucede con un sueño diferido ?

Deja un comentario